¿Cómo se hace la sangre para las películas?

The Descent (2006), The Hills Have Eyes (2006), Saw (2004), Hostel (2005), The Shining (1980), Carrie (1976), Sweeney Todd: The Demon Barber of Fleet Street (2007), Evil Dead (2013).

sangre_peliculas

Todas tienen algo en común: sangre. Se componen de ríos y ríos de líquido rojo que cubre cuerpos y pone a la audiencia en vilo. Y no es algo exclusivo del cine de terror. También se usa (aunque en menor medida) en las películas de acción, y aun menos en el resto de los géneros.

Pero ¿te has preguntado de dónde sale toda esa sangre? Lógicamente, no es real. Por si no lo sabías, la sangre tiende a coagularse rápidamente, lo que hace imposible su uso en largas tomas. Además, emplear sangre real tiene implicaciones éticas en las que ningún director o estudio quiere verse involucrado.

Es momento de que descubras cómo hacen sangre falsa los expertos en efectos especiales. Y, ¿sabes qué? ¡Puedes hacerla en casa!

Sangre de cocina

Para hacer sangre falsa, generalmente se necesita agua, colorante de cocina (ese que tu mamá usa para decorar los pasteles) y sirop de maíz.

La mezcla dependerá del tipo de sangre que necesites. Por ejemplo, para simular una cortada necesitas sangre «realista», que consigues mezclando una taza de agua, gotas de colorante amarillo y púrpura (o azul) líquidos o en gel, una cucharada de polvo rojo, también de cocina, y suficiente sirope de maíz.

Para heridas más grandes, es necesario que la sangre tenga una consistencia más espesa. Para ello, necesitas vaselina, a la que le añadirás glicerina, lo que hará más ligero al otro elemento. Añade polvo rojo y ¡voila!

Si la sangre va ser puesta en la boca del actor (para reflejar las típicas heridas internas o a un vampiro en pleno «almuerzo»), se le puede añadír un sabor artificial.

Globos y sencillos explosivos son usados para fingir el «estallido» de la sangre.

Sangre deliciosa

Kensington Gore fue una marca de sangre falsa que se hizo famosa en los 60 y 70, y que se hacía en Londres. Tenía distintas viscosidades y texturas, dependiendo de las necesidades de la escena, e incluso fue empleada en la filmación de The Shining (1980).

Aunque la marca desapareció, el nombre Kensington Gore quedó establecido como término para referirse a la sangre falsa.

En producciones más pequeñas, es usual el uso de la salsa de tomate como una alternativa. Sin embargo, al inicio del cine se tomaba una opción más deliciosa: el chocolate.

De hecho, para la famosa escena de la bañera en Psycho (1960), Alfred Hitchcock simuló la sangre con sirope de chocolate. Como la producción era en blanco y negro, nadie lo notó.


Si te ha gustado puedes utilizar el siguiente botón para compartirlo
Compartir en Facebook



Publicar anuncios gratis online para comprar, vender, alquilar o cambiar productos y artículos de segunda mano