¿Por qué esta sencilla imagen puede provocar epilepsia?

Un equipo internacional de investigadores cree que no hace falta un bombardeo visual tan estimulante como el de la serie japonesa para provocar consecuencias similares.

imagen-epilepsia-1

En diciembre de 1997, un total de 685 niños japoneses acabaron en el hospital por sufrir crisis epilépticas mientras veían en la tele la serie de dibujos animados Pokémon. Los menores, los más pequeños tenían solo tres años, tuvieron convulsiones, vómitos, irritación ocular y otros síntomas. El caso tuvo una gran repercusión mediática, incluso intervino el entonces primer ministro nipón, Ryutaro Hashimoto, quien lamentó la violencia en contenidos infantiles. El episodio no volvió a emitirse, aunque no es difícil encontrarlo en YouTube. Al parecer, la escena en la que los ojos de Pikachu lanzaban unos rayos rojos durante unos segundos fue lo que provocó lo que se conoce como «epilepsia fotosintética» o «televisiva», pero no por su cuestionable contenido, sino porque las personas que sufren esta patología no pueden soportar ser sometidas a intensas luces intermitentes.

Un equipo internacional de investigadores cree que no hace falta un bombardeo visual tan estimulante como el de la serie japonesa para provocar consecuencias similares. En la revista Current Biology, los investigadores afirman que ciertas imágenes fijas también pueden causar convulsiones. La clave, proponen, es un patrón repetitivo particular de la actividad neuronal en el cerebro conocida como ondas gamma, que se produce cuando las personas ven ciertas imágenes, como barras en blanco y negro, pero no otras. De hecho, según los científicos, es posible que este tipo de imágenes sean responsables de otros problemas, como las migrañas, sobre todo en las personas que son sensibles a la luz.

imagen-epilepsia-2

Los mismos patrones visuales que provocan un tipo específico de ondas cerebrales (oscilación gamma) en la corteza visual saludable también pueden desencadenar convulsiones en pacientes con epilepsia fotosensible. Superior izquierda: los patrones de rejilla de alto contraste inducen oscilaciones gamma en la corteza visual. Superior derecha: los mismos patrones que provocan oscilaciones gamma son también los más propensos a causar convulsiones en pacientes con epilepsia fotosensible. Abajo izquierda: los patrones de nubes no provocan grandes oscilaciones gamma y tampoco es poco probable que desencadenen actividad epiléptica.- Hermes et al

«Nuestros resultados implican que en el diseño de edificios puede ser importante evitar los tipos de patrones visuales que pueden activar este circuito y causar malestar, cefaleas o convulsiones», afirma la responsable del estudio, Dora Hermes, del University Medical Center (UMC) en Utrecht, Holanda. «Incluso las personas perfectamente sanas pueden sentir pequeñas molestias ante las imágenes que pueden desencadenar convulsiones en la epilepsia fotosensible».

Patrones de rayas
Las ondas gamma en el cerebro pueden ser medidas en un electroencefalograma, una prueba que mide la actividad eléctrica en el cerebro usando pequeños electrodos colocados en el cuero cabelludo. Los científicos las han estudiado desde la década de 1980, pero no hay todavía un consenso sobre el significado de esos patrones para el pensamiento, la percepción o el procesamiento neural.

«Algunos científicos sostienen que estas oscilaciones son muy importantes y esenciales para la conciencia, la atención y la comunicación neuronal, mientras que otros dicen que es más probable que sean un subproducto del procesamiento neuronal normal, al igual que los gases de escape salen de un coche; una señal de diagnóstico potencialmente útil, pero no una que ponga en marcha la maquinaria neuronal», apunta Hermes.

Un argumento en contra de la idea de que las gamma son importantes para el procesamiento neuronal es que se producen en el cerebro durante la visualización de algunas imágenes y no de otras. Los patrones rayados producen fuertes oscilaciones gamma, mientras que las nubes hinchadas o muchas escenas naturales normalmente no lo hacen por razones que los científicos no entienden completamente.

En el nuevo informe, Hermes y sus colegas llegan a la conclusión de que esas imágenes que provocan oscilaciones gamma también pueden desencadenar convulsiones. Pero dicen que hay maneras sencillas para ajustar una imagen con el fin de amortiguar ese patrón de actividad cerebral, como la reducción del contraste, el ajuste de la anchura de las barras, o el paso de la imagen a partir de un diseño de rejilla a algo más parecido a los cuadros.

Los hallazgos sugieren que los estudios existentes sobre ondas gamma podrían ofrecer pistas importantes para la comprensión de la epilepsia fotosensible. Hermes y sus colegas quieren explorar estos patrones de respuesta cerebral en pacientes con epilepsia fotosensible y otros sin ella. También trabajan en un modelo para predecir qué imágenes o escenas naturales -una escena de ciudad, una estación de tren, o un diseño de interiores, por ejemplo- tienen más probabilidades de provocar oscilaciones gamma y, con ello, convulsiones.


Si te ha gustado puedes utilizar el siguiente botón para compartirlo
Compartir en Facebook




Publicar anuncios gratis online para comprar, vender, alquilar o cambiar productos y artículos de segunda mano